Ir al contenido principal

¿Soy antisistema?

En mi anterior artículo traté las diferencias entre la posición conservadora y la reaccionaria, y por qué la primera es un camino mucho más seguro para detener la barbarie que acompaña a las revoluciones. Hoy quisiera plantear la siguiente cuestión que resuena en las cabezas de muchos derechistas: dado el inapelable dominio del progresismo en todos los ámbitos, ¿es actualmente el conservador, en la práctica, un antisistema? Tradicionalmente este vocablo peyorativo describía a los activistas de extrema izquierda, veteranos de la que los anarquistas llamaron la "acción directa", que en el pasado se traducía en el asesinato de reyes y presidentes y en ataques terroristas, y hoy, más aburguesada para tanto arrojo, se limita a quemar contenedores, destrozar el mobiliario público, amedrentar a políticos (los famosos "escraches"), colapsar las calles o enviar policías al hospital. 

Disturbios en Barcelona: Un 'pelotón' de estudiantes para 500 ...

Dada la connotación social de todas estas prácticas, no es sorprendente que sea casi inconcebible para un conservador declararse antisistema. Pues, ¿no es el conservador el máximo valedor del orden y de las instituciones? Después de todo, la acción directa fue inventada con un propósito muy nítido: derrocar el orden liberal burgués parlamentario del siglo XIX. El conservador, lógicamente, siempre se encontrará enfrente de tamañas subversiones, como nos mostró el gran mariscal Patrice MacMahon en su represión de la Comuna de París en 1871. 

La 'fiesta' que acabó en sangre | Cultura Home | EL MUNDO

Sin embargo, la cuestión no es tan sencilla. En una época en la que opinar distinto al consenso socialdemócrata puede costarle a uno caro (al extremo de que incluso se le impida organizar un acto en una universidad o se le despida de su trabajo), y dado que este consenso es el que se refleja en los medios de comunicación de masas, ¿no habría devenido el conservador en la práctica en antisistema? Porque si ese fuera el caso, tal vez los conservadores deberían dar un giro a su percepción de la sociedad y al modo en el que interactúan con ella. 

Mi idea es que los conservadores no debemos considerarnos antisistema, sino "anti-este sistema". Detrás del antisistema puro, el del tiro en la nuca antes y el que apalea a policías hoy, no hay sino un profundo odio y resentimiento contra toda forma de autoridad, ya sea política o social, y una determinación de extirparla por la fuerza bruta, aunque se ejerza contra mujeres embarazadas, pues para el antisistema nadie es inocente, y si uno no se suma a su lucha se convierte en objetivo. El conservador no puede reconocerse en nada de esto. Para él, el enemigo a batir no es la familia, ni la propiedad, ni la policía, ni la autoridad en genérico. Al contrario, el conservador ama y defiende todas estas instituciones frente a la amenaza real: la ideología progresista, reflejada en los agentes políticos y en las oligarquías mediáticas e intelectuales, con la complicidad de cierta clase empresarial. 

Se podría ir aún más lejos y concluir que las posiciones de los antisistema y la de los conservadores son frontalmente opuestas. Todo lo que el conservador quiere preservar son obstáculos que el antisistema aspira a destruir. Lo que sucede hoy, y que tanto desconcierta a muchos, es que, al igual que durante el Terror jacobino o con el ascenso del bolchevismo en Rusia, los antiguos antisistema se han hecho con el poder, al menos en parte. Es por eso que el conservador debe ser "anti-este sistema", pues oponiéndose al sistema actual no hace sino rechazar la ideología antisistema dominante. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contra los libertarios

Debido a las dinámicas propias de la Guerra Fría, nos hemos habituado a definir la oposición entre izquierdas y derechas por referencia a la economía. La derecha representaría, entonces, la confianza en el libre mercado y en el capitalismo, frente al socialismo de la izquierda. Ya hemos dicho en anteriores ocasiones que esta es una dicotomía simplista, dado que el conservadurismo, aunque opuesto al socialismo, no puede reducirse a una mera defensa del liberalismo económico e incluso en muchos casos puede ser contrario a este. Pero la mitología del "mercado" ha pervivido y se resiste a desaparecer, y uno de sus resultados es la gran complacencia con la que muchos derechistas contemplan al liberalismo libertario, considerándolo un aliado en la lucha contra la izquierda, o a lo sumo como un compañero de viaje quizá algo radical y extraviado.  Por este motivo, no es raro que muchos jóvenes de la derecha española comiencen sus primeras andaduras políticas como libertarios, enemigo

Más allá del liberalismo

En un momento en el que el "liberalismo" parece ser el tótem al que casi toda la derecha española rinde pleitesía y todo el mundo se declara liberal con más fervor que nunca y con más ánimo exclusivista contra los "falsos liberales", no está de más refrescar la eterna cuestión, siempre disputada, de las relaciones del conservadurismo con el liberalismo. Hace ya tiempo que ofrecí un resumen de mi posición ( aquí ). Sin embargo, nuevas lecturas, reflexiones y debates me han llevado a reexaminar el tema. En concreto, la lectura del magnífico artículo What is Conservatism? de Yoram Hazony y Ofir Haivry, publicado hace pocos años en American Affairs , ha supuesto un antes y un después en mi concepción del conservadurismo. Hazony y Haivry son dos figuras eminentes del nuevo movimiento nacional-conservador que ha trastocado el universo intelectual de la derecha en Estados Unidos. A diferencia de otros provocadores en cuyo haber solo podemos contar el hacer rabiar pun

Vamos a ganar

La hegemonía progre se ha instalado en nuestras sociedades occidentales con tanta naturalidad que hoy muchos ven difícil, cuando no imposible, una reacción. Hay varias tendencias que aparentemente apoyan esta idea y nos permiten predecir un largo reinado de la ideología progre. En primer lugar, en la mayoría de países se tiende a constatar que los jóvenes están más contaminados por los antivalores modernos que sus mayores, y bajo el supuesto de que mantendrán la misma cosmovisión al envejecer, eso tendría hondas implicaciones para la sociología nacional. En segundo lugar, la secularización sigue avanzando y nuestras sociedades son cada vez menos cristianas. Dado que tradicionalmente el cristianismo ha sido el freno de las políticas progres, lo lógico es pensar que si decae estas políticas se intensificarán. Finalmente, el multiculturalismo supone una erosión progresiva de la cultura occidental y favorece que los partidos progres se mantengan en el poder mediante una pintoresca alianza