Ir al contenido principal

La disciplina de partido

Me encuentro estos días leyendo la magnífica biografía de Edmund Burke que escribió el parlamentario conservador Jesse Norman (1962- ). Edmund Burke: The Visionary who Invented Modern Politics es un bosquejo histórico de primer nivel sobre la vida y el pensamiento del político anglo-irlandés, escrito en un estilo sobrio y dinámico alejado de pedantes academicismos. 

Resultado de imagen de edmund burke

Edmund Burke (1730-1797) es el conservador por antonomasia, enemigo tanto de la arbitrariedad del rey en Gran Bretaña y de la barbarie revolucionaria en Francia. Una de las facetas de su pensamiento que nos descubre el libro de Norman es su contribución a las teorías modernas sobre el gobierno representativo y los partidos políticos. En la época de Burke, la vida política no funcionaba por medio de las grandes organizaciones jerarquizadas que hoy conocemos como partidos, sino que eran los lazos familiares y las influencias personales los que mantenían cohesionadas a las distintas facciones que competían por el poder. Necesariamente, esto se traducía en una gran inestabilidad, puesto que los gabinetes podían caer en cualquier momento ante un cambio en los intereses que los sustentaban. 

Frente a esta situación, Burke en sus obras, y especialmente en el discurso a los electores de Bristol de 1774, defiende una concepción del régimen representativo más moderna en la que los partidos políticos desempeñan un papel fundamental. Para Burke los partidos aportan importantes ventajas frente a las facciones: permiten una mayor estabilidad y control del gobierno y evitan los personalismos obstruccionistas. En un momento en el que los partidos políticos no gozan precisamente de buen nombre en la ciudadanía, no está de mal recordar las reflexiones de Burke. 

Sin embargo, Burke añadía una consideración muy relevante: los partidos no debían representar intereses particulares, sino a toda la nación en su conjunto. La realidad a este respecto siempre será obviamente imperfecta, pero una cosa es reconocer las limitaciones prácticas de toda idea y otra es resignarse a contemplar cómo el poder legislativo se convierte en un mercado de reparto de prebendas y privilegios para unos y otros. ¿Podemos decir realmente que hoy día la disciplina de partido sirve al bien común de todo el país, tal y como defendía Burke?

Me temo que, en las actuales circunstancias, romper la disciplina de partido no solo es admisible, sino absolutamente necesario por el bien de la nación. 

Resultado de imagen de ana oramas

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Liberalismo? Sí, pero no

El conservadurismo, tal y como han puesto de manifiesto autores como Russell Kirk o Michael Oakeshott, no es una ideología. No posee un conjunto de dogmas cuya aplicación indiscriminada garantizaría el cielo en la tierra. Se trata, más bien, de una actitud ante la vida, un planteamiento realista y no utópico sobre la naturaleza humana y sus potencialidades. El enemigo eterno del conservador siempre es el radical o el revolucionario, es decir, el que pretende subvertir la totalidad del orden existente para adecuarlo a su particular modelo mental. Por la misma razón el conservador también se encuentra en pugna con el reaccionario, como ya analicé aquí .  Teniendo en cuenta esto, no sorprende que haya habido tanta confusión y tantos malentendidos en el tratamiento de la relación entre conservadurismo y liberalismo. Hay quienes no hacen distinciones entre ambos y los agrupan con trazo grueso dentro del bloque "burgués", "derechista" o "fascista", según el

Contra los libertarios

Debido a las dinámicas propias de la Guerra Fría, nos hemos habituado a definir la oposición entre izquierdas y derechas por referencia a la economía. La derecha representaría, entonces, la confianza en el libre mercado y en el capitalismo, frente al socialismo de la izquierda. Ya hemos dicho en anteriores ocasiones que esta es una dicotomía simplista, dado que el conservadurismo, aunque opuesto al socialismo, no puede reducirse a una mera defensa del liberalismo económico e incluso en muchos casos puede ser contrario a este. Pero la mitología del "mercado" ha pervivido y se resiste a desaparecer, y uno de sus resultados es la gran complacencia con la que muchos derechistas contemplan al liberalismo libertario, considerándolo un aliado en la lucha contra la izquierda, o a lo sumo como un compañero de viaje quizá algo radical y extraviado.  Por este motivo, no es raro que muchos jóvenes de la derecha española comiencen sus primeras andaduras políticas como libertarios, enemigo

Más allá del liberalismo

En un momento en el que el "liberalismo" parece ser el tótem al que casi toda la derecha española rinde pleitesía y todo el mundo se declara liberal con más fervor que nunca y con más ánimo exclusivista contra los "falsos liberales", no está de más refrescar la eterna cuestión, siempre disputada, de las relaciones del conservadurismo con el liberalismo. Hace ya tiempo que ofrecí un resumen de mi posición ( aquí ). Sin embargo, nuevas lecturas, reflexiones y debates me han llevado a reexaminar el tema. En concreto, la lectura del magnífico artículo What is Conservatism? de Yoram Hazony y Ofir Haivry, publicado hace pocos años en American Affairs , ha supuesto un antes y un después en mi concepción del conservadurismo. Hazony y Haivry son dos figuras eminentes del nuevo movimiento nacional-conservador que ha trastocado el universo intelectual de la derecha en Estados Unidos. A diferencia de otros provocadores en cuyo haber solo podemos contar el hacer rabiar pun