Ir al contenido principal

La democracia y el chantaje de las minorías

Una de las principales aportaciones de Friedrich Hayek (1899-1992) es su análisis crítico de la democracia representativa moderna. De hecho, su obra Derecho, legislación y libertad puede ser considerada como una crítica liberal al sistema democrático predominante en Occidente, corrompido por la partitocracia y el consenso socialdemócrata.

Resultado de imagen de friedrich hayek

De entre todas las cuestiones analizadas por Hayek en este libro, quizá la que reviste más actualidad hoy sea la manifiesta y patente debilidad de los gobiernos democráticos ante el chantaje de los grupos de presión y las minorías cuyo apoyo deben recabar para mantenerse en el poder. Gran parte de los argumentos a favor de la democracia se han basado en la posibilidad de una deliberación pública sobre el bien común, que conduce a un acuerdo racional sobre lo que resulta mejor para todos. La experiencia, sin embargo, es bien distinta. En la práctica, las medidas aprobadas por el gobierno no responden a una opinión mayoritaria sobre lo que es justo, sino a la necesidad de satisfacer los infinitos intereses particulares minoritarios que sostienen al gobierno. En última instancia, ello es resultado, según Hayek, de una concepción viciada según la cual los gobiernos deben gozar de poderes ilimitados para eliminar todas las causas de descontento en la sociedad.

Las palabras de Hayek son demoledoras:

"Corrompido y al mismo tiempo débil: incapaz de resistir a la presión de los diversos grupos que lo integran, debe hacer todo lo que está en sus manos para satisfacer sus deseos, pues necesita su apoyo, por más dañinas que estas medidas sean para los demás [...]. El gobierno, a pesar de ser muy poderoso y opresivo, a pesar de poder vencer toda resistencia de la minoría, es absolutamente incapaz de seguir una política coherente y va dando bandazos como una apisonadora guiada por un borracho. Si ningún poder judicial superior puede impedir al cuerpo legislativo conceder beneficios a grupos particulares, no tendrán límite los chantajes a que el gobierno podrá verse sometido" (negritas mías).

¿A qué nos recuerda esta perversión de la democracia en nuestra España de hoy?

Resultado de imagen de investidura pedro sánchez

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Liberalismo? Sí, pero no

El conservadurismo, tal y como han puesto de manifiesto autores como Russell Kirk o Michael Oakeshott, no es una ideología. No posee un conjunto de dogmas cuya aplicación indiscriminada garantizaría el cielo en la tierra. Se trata, más bien, de una actitud ante la vida, un planteamiento realista y no utópico sobre la naturaleza humana y sus potencialidades. El enemigo eterno del conservador siempre es el radical o el revolucionario, es decir, el que pretende subvertir la totalidad del orden existente para adecuarlo a su particular modelo mental. Por la misma razón el conservador también se encuentra en pugna con el reaccionario, como ya analicé aquí .  Teniendo en cuenta esto, no sorprende que haya habido tanta confusión y tantos malentendidos en el tratamiento de la relación entre conservadurismo y liberalismo. Hay quienes no hacen distinciones entre ambos y los agrupan con trazo grueso dentro del bloque "burgués", "derechista" o "fascista", según el

Contra los libertarios

Debido a las dinámicas propias de la Guerra Fría, nos hemos habituado a definir la oposición entre izquierdas y derechas por referencia a la economía. La derecha representaría, entonces, la confianza en el libre mercado y en el capitalismo, frente al socialismo de la izquierda. Ya hemos dicho en anteriores ocasiones que esta es una dicotomía simplista, dado que el conservadurismo, aunque opuesto al socialismo, no puede reducirse a una mera defensa del liberalismo económico e incluso en muchos casos puede ser contrario a este. Pero la mitología del "mercado" ha pervivido y se resiste a desaparecer, y uno de sus resultados es la gran complacencia con la que muchos derechistas contemplan al liberalismo libertario, considerándolo un aliado en la lucha contra la izquierda, o a lo sumo como un compañero de viaje quizá algo radical y extraviado.  Por este motivo, no es raro que muchos jóvenes de la derecha española comiencen sus primeras andaduras políticas como libertarios, enemigo

Más allá del liberalismo

En un momento en el que el "liberalismo" parece ser el tótem al que casi toda la derecha española rinde pleitesía y todo el mundo se declara liberal con más fervor que nunca y con más ánimo exclusivista contra los "falsos liberales", no está de más refrescar la eterna cuestión, siempre disputada, de las relaciones del conservadurismo con el liberalismo. Hace ya tiempo que ofrecí un resumen de mi posición ( aquí ). Sin embargo, nuevas lecturas, reflexiones y debates me han llevado a reexaminar el tema. En concreto, la lectura del magnífico artículo What is Conservatism? de Yoram Hazony y Ofir Haivry, publicado hace pocos años en American Affairs , ha supuesto un antes y un después en mi concepción del conservadurismo. Hazony y Haivry son dos figuras eminentes del nuevo movimiento nacional-conservador que ha trastocado el universo intelectual de la derecha en Estados Unidos. A diferencia de otros provocadores en cuyo haber solo podemos contar el hacer rabiar pun