Ir al contenido principal

Individualismo: el sano y el enfermo

El individualismo campa a sus anchas en la sociedad de hoy, en especial entre los jóvenes, que parecen centrados casi exclusivamente en su propio bienestar y placer, en detrimento de cualquier preocupación comunitaria. Esto, sin embargo, no es incompatible con la adhesión (al menos retórica) a postulados ideológicos de extrema izquierda, tal y como se desprende del análisis del voto electoral por edades. Es esta una postura bastante inconsistente, pues el individualismo parece difícilmente reconciliable con un discurso basado en prometer paguitas para todos. No obstante, es justo decir que también existe un individualismo basado en la tradición política liberal que también cuenta con un cierto predicamento entre un sector de nuestra juventud. 

¿Qué juicio debe merecernos el individualismo? En su ensayo Two types of American individualism, el filósofo conservador Richard M. Weaver establecía una distinción entre dos acepciones de este, basándose en la contraposición de las figuras de Henry David Thoreau y John Randolph de Roanoke.

Imagen

Thoreau (1817-1862), escritor y pensador, es el prototipo de autor excéntrico dado a extravagancias que se siente fuera de lugar en una sociedad que estima opresora. Sus posturas políticas oscilaron entre el anarquismo más absoluto y una mera actitud de cuestionamiento moral del poder político. Su idea de la libertad se basaba en la eliminación de todas las cortapisas a la libre expresión de la individualidad, y de ahí su rechazo a las convenciones sociales más básicas y sus amagos de abandonar la civilización por ser inherentemente represiva. Es difícil no reconocer en Thoreau al moderno individualista de hoy, capaz al mismo tiempo de denunciar todas las normas y de disfrutar plácidamente de las comodidades de la vida en sociedad. 

Imagen

John Randolph de Roanoke (1773-1833) es una de las figuras políticas más interesantes de los Estados Unidos de principios del siglo XIX. Enemigo de la democracia de masas y de un poder federal crecientemente invasivo, es el conservador por antonomasia. Poco o ningún rastro de autoritarismo puede, sin embargo, detectarse en su pensamiento; al contrario, fue un firme defensor de la libertad. No obstante, y a diferencia de Thoreau, Randolph no estaba cegado por ninguna veleidad utópica en su visión de la naturaleza humana. Sabía, con Aristóteles, que el hombre es un animal político. Las promesas de una sociedad sin Estado, sin gobierno o sin autoridad, solo le inspiraban burla. La única libertad realmente existente, la única susceptible de ser defendida, es aquella compatible con el mantenimiento de las instituciones que hacen la civilización posible: la familia, la iglesia, el municipio, etc. Toda sociedad tiene su orden, sus jerarquías naturales y sus cuerpos intermedios, y sobre este entramado de normas y tradiciones se funda la libertad. 

En suma, para Thoreau la libertad y la individualidad se oponen en última instancia al orden social, mientras que para Randolph este constituye la principal protección de aquellas. Randolph no ignora la necesidad de prevenir las opresiones del poder político, y su dilatada carrera así lo atestigua, pero es consciente de que es falaz la dicotomía absoluta entre orden y libertad. Ambos son necesarios para una sociedad sana, y a la inversa, tan destructiva es la tiranía como la anarquía que algunos hoy en día promueven con la excusa de "reconocer derechos". 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contra los libertarios

Debido a las dinámicas propias de la Guerra Fría, nos hemos habituado a definir la oposición entre izquierdas y derechas por referencia a la economía. La derecha representaría, entonces, la confianza en el libre mercado y en el capitalismo, frente al socialismo de la izquierda. Ya hemos dicho en anteriores ocasiones que esta es una dicotomía simplista, dado que el conservadurismo, aunque opuesto al socialismo, no puede reducirse a una mera defensa del liberalismo económico e incluso en muchos casos puede ser contrario a este. Pero la mitología del "mercado" ha pervivido y se resiste a desaparecer, y uno de sus resultados es la gran complacencia con la que muchos derechistas contemplan al liberalismo libertario, considerándolo un aliado en la lucha contra la izquierda, o a lo sumo como un compañero de viaje quizá algo radical y extraviado.  Por este motivo, no es raro que muchos jóvenes de la derecha española comiencen sus primeras andaduras políticas como libertarios, enemigo

Más allá del liberalismo

En un momento en el que el "liberalismo" parece ser el tótem al que casi toda la derecha española rinde pleitesía y todo el mundo se declara liberal con más fervor que nunca y con más ánimo exclusivista contra los "falsos liberales", no está de más refrescar la eterna cuestión, siempre disputada, de las relaciones del conservadurismo con el liberalismo. Hace ya tiempo que ofrecí un resumen de mi posición ( aquí ). Sin embargo, nuevas lecturas, reflexiones y debates me han llevado a reexaminar el tema. En concreto, la lectura del magnífico artículo What is Conservatism? de Yoram Hazony y Ofir Haivry, publicado hace pocos años en American Affairs , ha supuesto un antes y un después en mi concepción del conservadurismo. Hazony y Haivry son dos figuras eminentes del nuevo movimiento nacional-conservador que ha trastocado el universo intelectual de la derecha en Estados Unidos. A diferencia de otros provocadores en cuyo haber solo podemos contar el hacer rabiar pun

Vamos a ganar

La hegemonía progre se ha instalado en nuestras sociedades occidentales con tanta naturalidad que hoy muchos ven difícil, cuando no imposible, una reacción. Hay varias tendencias que aparentemente apoyan esta idea y nos permiten predecir un largo reinado de la ideología progre. En primer lugar, en la mayoría de países se tiende a constatar que los jóvenes están más contaminados por los antivalores modernos que sus mayores, y bajo el supuesto de que mantendrán la misma cosmovisión al envejecer, eso tendría hondas implicaciones para la sociología nacional. En segundo lugar, la secularización sigue avanzando y nuestras sociedades son cada vez menos cristianas. Dado que tradicionalmente el cristianismo ha sido el freno de las políticas progres, lo lógico es pensar que si decae estas políticas se intensificarán. Finalmente, el multiculturalismo supone una erosión progresiva de la cultura occidental y favorece que los partidos progres se mantengan en el poder mediante una pintoresca alianza